HERALDO DE ARAGÓN


La obra está ya a la vista y no ha de ser nuestra información aquí solamente una reproducción gráfica, sino ampliación de lo que se ve, aduciendo datos y razones interesantes.

 

Entre lo ahora no visible se cuenta la antigua manzana ¡ ya histórica ! 3 de las casas expropiadas conjunto ó cuerpo de cuarenta fincas que contaba como espinazo algo difícil de descubrir y desarranca el cimiento de la muralla romana de cuatro metros y medio de base, y de dureza tal, que solamente con explosivos pudo deshacerse.

 

La edificación ocupaba algo más de cuatro mil metros de terreno, y en su mejor parte se componía de dos filas de casas unidas por medianil de respaldo, con fachadas a la plaza las una a la calle de Lanuza• las otras además de las que había ,teniéndolas a la de la Torre nueva y de la Manifestación

 

Delante de las fachadas a la plaza, poseían casi todas las casas como especial anejo, una superficie de •puestos• de vender, y habitualmente en el lado derecho bajando puestos• separados de toda otra propiedad además de los del lado izquierdo comprados como *separables. de la casa respectiva. Unos y otros de estos puestos representaban una suma de unos ochocientos metros pagados, desde ochocientas pesetas metro. hasta quinientas, en que por convenio general con los interesados se compraron los de la izquierda•.

 

En el lado derecho, delante de las casas 41, 42 y 43, de la plaza había un verdadero enjambre de pequeñas propiedades, tal vez una cincuentena de ellas, de subdivisión inverosímil (las había de poco más de un metro!) con sus correspondientes escrituras más o menos enredadas.

 

Vencer todas las dificultades sociales y legales que era necesario para llegar a buen término ha sido labor extraordinaria de la gerencia y por reunir las inmensas 'complicaciones de nuestra legislación en la expropiación forzosa urbana, hubo de procederse con verdadera liberalidad en algunos casos por no haber mejor camino.

 

El Estado, de suyo, no facilita estas cosas en España: sino que, hasta llegado el caso de vencer sus resistencias de máquina mohosa, cobra exagerando sus •derechos reales. haciéndolos derechos •duros• y en cuya razonada impugnación de durezas, en nuestro caso todavía se está trabajando y derrochando papel sellado.

 

Gracias a la benevolencia personal de todas las autoridades locales y a mediación en favor do multitud de personas de valía, para subsanar trámites y pasar barreras do formalismos aquí tan odiosas gracias a la general buena voluntad que aquí ha colaborado sin distinción de banderas políticas, que con sus discordias tanto esterilizan: el deseo de la ciudad entera de tener un mercado decoroso, se ha realizado.

 

Ésto ha sido aquí, la obra de todos, empresa genuina mente popular; pues quien no ha suscrito acciones ha contribuido como elemento, al modo de gota de agua en una oleada, al movimiento de opinión que todo lo ha vencido.

 

Constituyéndose la empresa o sociedad del Nuevo Mercado, con más de cuatro millones de pesetas, que ya re presenta; pero más dificultad vencida que reunirlas, y no es poca formando una sola administración de gerencia seria y prestigiosa como se ha logrado, supone haber salido de todo el laberinto de problemas suscitados al trasformar o modernizar una complegísima antigualla.

 

Por fortuna eso fue', pasemos ya al examen de lo que es la obra nueva.

 

El Nuevo Mercado. centro actual de la llamada plaza de Lanuza, deja por un feliz acuerdo municipal, dos calles laterales o tránsitos de mas de once metros de anchura adecuadas de su zona respectiva de porches de otros cuatro mas y es un rectángulos de poco mas de tres mil trescientos metros con ciento treinta de longitud y cerca de veinte seis de ancha superficie superficial utilizada dos veces una en el piso alto o plataforma y otra semisotano es decir que dispone de unos seis mil metros de sucio para el trafico de abastos cantidad casi cuádruple de lo antes disponible en lo material de la extensión

 

Tiene el Mercado, la peculiaridad de hallarse rodeado de una tapia de saneamiento, o doble disposición de muros de perímetro, que aislá el sótano de toda malsana humedad del terreno exterior.

 

Las aguas de lavados, (por bocas de riego) tienen preparada una extensa canalización fluyente en totalidad un amplio colector de trescientos metros de longitud hasta el Ebro.

 

La suma de lineas de canal subterráneos ocho para servicios del Mercado pasa de mil metros.

 

El colector se halla dispuesto (en eje de la calle de Cerdán) para recibir los desagües pIuviales de toda esa parte de la Ciudad.

 

La dotación de agua es abundantísima mediante una tubería central alimentada en sus extremos y en su medio (disposición que asegura el máximo de presión, que allí es de unas tres atmósferas y la posibilidad de tener con agua una mitad del mercado y en seco la otra mitad para algún caso en que así convenga) tomándose de la gruesa cañaeria de la ciudad(de a veinte centímetros en la plaza.) Del tubo central del Mercado, que es de diez derivan numerosas bocas de riego y cinco fuentes, siendo la central del sótano (para lavar verdura y frutas) de a ocho caños.

 

La limpieza de un mercado, condición primordial, se funda en su gran previsión de agua clara (ya que limpiar, es linfar; pasar linfas ó aguas) y en que su disposición y materiales consientan el continuo lavado.

 

Nuestro Mercado tiene el suelo del sótano, de asfalto, sus muros con zocalo, o recalco pasante de piedra de mármol de Calatorao, y vertientes en el pavimento hasta sumideros de caja metálica inodora por los cuales llegan al colector líquidos.

 

Los apoyos intermedios son de mármol o de fundición de hierro, y los encierros de mercancía tienen rastrillos de hierro para sostenerlos en alto y permitir el riego del suelo.

 

En el piso superior, el suelo es decentemente armado, los •cajones• y bancos de mármol, cuyos armados de madera tienen especiales contaras de fundición de hierro, es decir todo se ha echo a prueba de agua.

La ventilación es la plena natural del aire libre en la plaza, si bien se evita el viento molesto con la elegante limitación del parapeto lateral coronado de gruesos cristales de luna .esta hermosa unidad de obra ha costado a 60 pesetas metro superficial, y se hallará, según es de esperar, garantizada por la cultura general de la ciudad, ate sin duda aumenta con las mejoras urbanas.

 

También es bueno que se diga y propage que la rotura intencionada de uno solo de estos cristales, por exceder de 50 pesetas entraña la formación de «causa criminal•. Las persianas de vidrios, usuales en varios mercados para moderar la acción del viento, serian en Zaragoza; donde suele levantarse excesivo polvo, una verdadera inconveniencia.

 

La estructura del mercado, hallase toda a la vista, siendo de las llamadas lineales, con tres naves paralelas, y la central más alta para dejar dos filas de ventanas en el exceso de altura sobre los laterales.

Aquella se eleva hasta unos catorce metros sobre el su exterior, y tiene de anchura trece,siendo de seis metros las las naves exteriores

 

Como el decoro de un edificio no estriba solo en que resulte útil y con buenos materiales, había que hacerlo también artístico.

 

Los armados de hierro, por sí solos, dada la delgadez de las mesas necesarias, no son monumentales.

 

Por esta razón, se han hecho las fachadas de testero y las portadas de ingreso lateral con ese carácter de robustez que conviene a lo propio de toda una ciudad.

 

Las fachadas de testero de las naves afectan forma de arcas triunfales romanos, por los cuales pase el pueblo ya culto, victorioso sobre anteriores rudezas y mezquindades

 

Aparte de los motivos de agrado, que entrañan' las proporciones y combinaciones generales de lineas y la esbeltez de estructuras, que parecen pregonar nuestra soberanía de hombres sobre las cosas materiales, forman buen complemento de la arquitectura algunos detalles escultóricos que se idean con la debida pertenencia.

 

En la fachada principal del mercado al pie de los paneles de mármol blanco, que hay en los cuatro pilares fundamentales, so han puesto emblemas del trabajo humano para procurar directamente la alimentación.

 

El cultivo... azada y regadera y un racimo do frutas: medios y fin.

 

La caza, un pantano, un arco con flecha y un ánade alcanzada, penalidad y habilidades.

 

La pesca, recuerdos, de olas, remos, redes y un grupo de peces cogidos.

 

El tragin o acarreo, una cabeza de mulo... y un roscadero• típico, lleno de productos vejetales ¡Cuántas actividades concurren á proveer un mercado! ¡Cuántas, luchas y esfuerzos previos representan aquellas mesas de la abundancia

 

La nobleza del artesa identifica con cuanto es digno y honrado; por eso aquí canta el trabajo humano, condensacion de los medios y fines de la vida en cuanto es material realidad.

 

Sobre la clave del arco principal" se vé el león zaragozano, entre vides y espigas; ó sea con los típicos alimentos.

Los capiteles de tipo corintio, de las columnas, con que se aligera el aspecto do los soportes tienen como motivo fundamental el heredado caduceo clásico, el sombrerillo de Mercurio, combinado con escudete central, de cada cara, sobre el que cabe variar los emblemas y la expresión respectiva.

 

El caduceo clásico, representa maravillosamente dos serpientes o egoísmos la inferioridad de lo que no se leva del suelo, contrapuestas;pero armonizados ante una norma bajada del cielo, un cetro con alas, una ley razón que las contiene.

 

Eso debe ser la equidad en el fecundo trato mercantil, necesario á la vida.

 

Alrededor de asa idea principal, como corresponde á composición de capiteles se presentan otras ideaciones habiéndose escogido entre muchas propuestas las que parecieron más claras.;

 

En los frentes exteriores de capitel, provisto de guirnaldas de frutas en sus ángulos, se ve el león zaragozano sobre las barras de Aragón. corno ex-presión ya regional de toda esta comarca productora.

 

Bueno será advertir que el león, en general, expresa el más alto o potente sol de Julio, el signo zodiaco

 

En las portadas laterales y ya que en efecto Zaragoza es como el, corazón mismo de España, se ha dedicado un recuerdo de gratitud- que debe vibrar a nuestra conciencia nacional, hacia la civilización árabe

 

Ante hornacina con fondo de labor arabesca véase una concha cuya perla o contenido valiosos una colmena de abejas visibles que son tres cabezotas de labrador aragones(con su pañuelo ceñido aún modo de turbante) y entre el festoneado de la concha se ven las letras Z. O. C. O. del nombre arábigo español del Mercado. España, .por la mediación arábiga, difundió ciencias, artes y productos de primer orden para la civilización general.

 

Los árabes españoles vulgarizaron la universal numeración y el papel factores tan importantes para el comercio.

 

La cultura arábiga enseñó á distribuir los riegos en el campo, enseñó la cerámica esmaltada, importó ricas frutas de Asia y África, la seda, el algodón, el añil y hasta según estudios arabistas de nuestra propia Universidad, nos enseño el arte de administrar la Justicia en el Justiciazgo aragonés. Los capiteles de arcada lateral de los testeros, son sencillamente canastillos rebosando frutas y marcados con una letra, que al ser ocho en cada fachada entre todas las letras dicen el nombre ZARAGOZA, porque los productos de una región forman su carácter y nombre.

 

Las coronaciones de pilares son •fruteros, y la atestaría sobre las galerías decorativas, un resumen de la alimentación •carne, hortalizas, frutos, caza y pescado..

 

Toda la escultura y moldura.; se han labrado en piedra de Floresta propia para ello, y los basamentos lisos, son de piedra mármol de Calatorao.

 

Otra peculiaridad de adorno artístico si bien ya con Imágenes en color hay en el mercado, y es la de sus tarjetones de esmalte.

 

Son ya en lo industrial piezas de mérito. y se han fabricado en Zaragoza (Viñado y Barbano).

 

Estas placas, colocadas de seis en seis metros de distancia y en número de 42,

 

A lo largo de un ancho friso, do otros modos también decorado para evitar la sequedad de una simple viga de aspas, llevan Imágente de alimentos de bello aspecto un faisán, un toro,una cabra, unos pájaros, un ramo do naranjas, otro de cerezas, etc.

 

En su conjunto todos estos cuadros de esmalte, recuerdan la vajilla decorada. lo deseable para la alimentación del hombre culto y próspero y en su detalle servirán para fijar la atención popular, sobre todo de quien no lee letras ni números para designar los lugares del Mercado. •Fulana se dirá, vende debajo del cartel del jabalí o enfrente de la pintura •de unos moscateles.•

 

La costumbre de designar con imágenes en la Edad Media, las posadas, hosterías, etc., tenía gran razón da ser y muy recientemente en París, han rivalizado los más famosos pintores; en especial certamen de muestras artísticas para designar las tiendas, de otro modo que con la sequedad de números y letras.

En algunos ferrocarriles extranjeros se ha adoptado también distinguir los coches con imágenes además de tener la usual numeración.

 

Sin duda ninguna, la humanidad gusta del arto en las cosas, y tanto más, cuanto más civilizada; pero no debe desconocerse que ciertas mate-rbilidades excelentes influyen no poco en la estimación pública de una obra cuando son conocidas.

 

En esta, merece notarse, que para evitar el desgaste do las graderías se ha empleado por primera vez en España construcción en una roca durísima, pórfido de áspera dierita de difícil labra y de permanencia insuperable

Esa roca, de origen ígneo. es de lo primitivo del planeta, de lo mas hondo de los terrenos pero brotó eruptivamente en los pirineos, en los Alpes y en otras montañas.

 

Aquí, en nuestra provincia, hay un cabezo, de diorita en Codos de donde se ha traído. El color verde bronce de esta piedra es muy grato, sobre todo hallándose mojado.

 

Las calles de Bruselas pavimentadas con tal clase de piedra en adoquines labrados con perensoras mecánicas, tienen un precioso aspecto.

 

En general, solamente materiales de lo mejor se han empleado para la obra

 

En el Mercado do Zaragoza hallase atendida la comodidad del público en en amplio modo de circulación y la de los vendedores. así como el facil descargue y la buena custodia de mercancías. Cada ventana central de tramada de las del sótano, en las fachadas laterales, con reja que se abre. puede ser un descargadero, además de contar con escalinatas y accesos que en su conjunto suman un ancho de unos cuarenta y ocho metros, es decir, casi exactamente toda la amplitud de paso de la calle de la Independencia, con el paseo y sus carreteras.

 

En el centro del Mercado, hay un Kiosko para Inspección y repeso, donde se compruebe la calidad y cantidad de los alimentos que se vendan.

 

Entre otras comodidades ofrecerse una buena cocina comedor, unos retretes con instalación á la inglesa y con tocador para mujeres y urinarios para hombres, y hay también cámaras de encierro, de diferentes condiciones de capacidad, frescura, obscuridad, etc. en alguna de las cuales cabe depositar cajas de hielo