· 

PLAN LOCAL DE COMERCIO( 2004-2007)

Articulo perteneciente al El Plan Local de Comercio de Zaragoza (2004-2007) por tanto las opiniones son del equipo de trabajo y especialmente de D. Mario Gaviria

Plan Local de Comercio de Zaragoza. 2004-2007 (Reconocimiento a la Asociacion)

EL MERCADO CENTRAL O DE LANUZA. UN SIMBOLO DE LA SUPERVIVENCIA DEL PEQUEÑO COMERCIO APOYADO POR LOS VECINOS Y LA CIUDAD

Es el Mercado Municipal histórico, el Mercado de Abastos de toda la vida, el que está en el corazón de los zaragozanos, el mayor símbolo emocional laico, de cohesión económica y social de la ciudad. Ha sido un edificio amenazado de destrucción y salvado por la opinión pública zaragozana que recogió 30.000 firmas en contra. Ha resistido también a la amenaza de destrucción del barrio de San Pablo en el Casco Antiguo de Zaragoza

Es el Mercado Municipal histórico, el Mercado de Abastos de toda la vida, el que está en el corazón de los zaragozanos, el mayor símbolo emocional laico, de cohesión económica y social de la ciudad. Ha sido un edificio amenazado de destrucción y salvado por la opinión pública zaragozana que recogió 30.000 firmas en contra. Ha resistido también a la amenaza de destrucción del barrio de San Pablo en el Casco Antiguo de Zaragoza

Hoy, el Mercado vuelve a ser lo que fué, no un problema sino una locomotora de desarrollo de su entorno. En los últimos 5 años, es de toda la ciudad el espacio comercial mas estudiado por expertos y consultorías. Y, en nuestra opinión, es un espacio comercial insuficientemente diagnosticado. Contrariamente a los estudios realizados, estamos convencidos que en este otoño del 2003, el Mercado y sus 165 comerciantes, no solo resistieron a los embates de los hipermercados y los supermercados sino que están creciendo al acoger cariñosamente a los ciudadanos inmigrantes en Zaragoza además de mimar a antigua clientela.

 

La incorporación en 1995 de Valentín Cantalapiedra como vicepresidente de la Asociación de Detallistas del Mercado Central y desde 1999 como coordinador con dedicación plena, es definitiva.

 

Cumple la función social importante de acogida e integración en la ciudad, genera mas de 300 empleos directos, es un vivero de empresas y empresarios del comercio. Y, sobre todo, es un moderador de precios, es un Mercado de alta competencia entre los propios puestos, lo que tiene como consecuencia su mayor mérito, tener mejor relación de calidad precio que otras empresas. Los minoristas del Mercado Central ofrecen precios mucho más bajos que, nosotros estimamos, en casi un 50%. Esto es lo que han silenciado todos los consultores anteriores

 

Los puestos y los comerciantes del Mercado son en estos momentos viables y sus empresas rentables, tanto por metro cuadrado de venta y beneficios, como por empleado. Cada puesto factura al año unos 24 millones de pesetas de media con un empleado y pico y 9m2. Es un record que ya quisieran para sí las mejores multinacionales de la distribución minorista.

 

Es un espacio seguro, diverso, mestizo y autovigilado. Es un espacio rejuvenecido que siempre tuvo mucha marcha, muy entretenido, no solo para comprar sino para pasear y conocer desconocidos.

Los comerciantes del Mercado se merecen un homenaje. Han supervivido, mientras que casi desaparecieron los hortelanos que eran los que llevaban los alimentos, casi desaparecieron los mayoristas en 1972 absorbidos por Mercazaragoza y hasta desaparecieron los mendigos, rufianes y pícaros que siempre dieron colorido a todos los mercados del mundo. Desapareció hasta el Sepu. Y allí esta el Mercado, como la Puerta del Carmen viendo pasar el tiempo.

 

Con la alta inversión municipal de los últimos 15 años y el P.I.C.H. Plan Integral del Casco Histórico, el Casco Antiguo se revitalizó, incluso la zona de San Pablo está acogiendo a nuevos vecinos. Unos, inmigrantes en alquiler y, otros, zaragozanos que compran a precios menos inflacionados unas viviendas de excelente calidad en los alrededores del Mercado.

 

Los detallistas del Mercado han resistido en su lugar, pasando los años duros del barrio por el que nadie dio un duro. Siguen ofertando los mejores precios a vecinos de clase media y a otros humildes, trabajadores y a nuevos inmigrantes. Ninguna cadena ni ninguna red se ha atrevido, equivocándose, a invertir ni a abrir supermercados en la zona. Sin embargo, en pocos años, han abierto 4 hoteles, numerosos bares y junto al Mercado, está la calle Temple, una de las zonas con mas marcha de Europa en bares nocturnos.

El Mercado sigue siendo un Mercado municipal, público, con una gestión mixta parte, de los funcionarios del Ayuntamiento y parte, de la Asociación de Detallistas del Mercado Central.

 

El Ayuntamiento ingresa en el año 2003, unos 45 millones de pesetas, 270.000€ de canon pagado por los comerciantes. Y gasta e invierte anualmente unos 100 millones de pesetas 600.000€. En el año 2002 el Ayuntamiento transfirió por convenio a la Asociación de Detallistas 45millones de pesetas 270.000€ que autogestiona la limpieza, mantenimiento, la vigilancia y la promoción del Mercado(el Ayuntamiento sigue pagando al administrador y a los funcionarios relacionados con Mercados, así como el gasto anual de calefacción, refrigeración, iluminación general e inversiones y mejoras). Esta vía de colaboración deberá ser profundizada hasta llegar a una fórmula de responsabilidad y control municipal y público, y gestión de la Asociación de Detallistas.

 

En el fondo, la lógica de las Grandes Superficies y de los Grandes Centros comerciales, ha creado una tecnocracia cuya ideología no se puede apartar de la convicción de que su modelo es el mejor. Ello lleva como consecuencia una recomendación en casi todos los estudios(excepto el de la Fundación Ecología y Desarrollo, que es el mejor), de convertir el Mercado Central en un Centro comercial para competir con los demás Supermercados y Centros Comerciales.

 

En nuestra opinión, se debería investigar y orientar la planificación del futuro del Mercado en la línea opuesta a la de los Hiper y Supermercados. La fuerza del Mercado ha sido el altísimo número de actores empresariales 165. Ellos han sido los que se defendieron en 1986 del derribo y los que pasaron los peores años de decadencia de San Pablo y el Casco Histórico. En nuestra opinión, en el año 2003, casi todos y cada uno de ellos tienen un volumen de ventas, un nivel de ingresos y un nivel de beneficios, los mayores de la historia. La edad media de los vendedores visibles en los mostradores, es muy inferior al del resto del comercio zaragozano equivalente. Los de la Junta son gente joven y con ganas. Es precisamente la complejidad, el alto número y variedad de empresarios, el que ha funcionado como los ecosistemas complejos, indestructibles. Las estrategias y voluntades de 165 empresarios, a través de la técnica de la prueba y error, acaban siendo más eficaces que las estrategias de precio unico y producto unico. Los tres elementos más significativos de la alta vitalidad del Mercado Central son los siguientes:

 

Solo hay tres o cuatro puestos cerrados (una tasa menor de la que declara la Asociación de Grandes Centros Comerciales de España para las tiendas de sus centros)

En algunos traspasos a los que nos hemos dirigido, solicitando información, nos han pedido entre 4 y 8 millones de pesetas por puesto de 9 m2

 

Los vendedores están rejuveneciendo: Edad media 35 años.

 

Este homenaje a los minoristas del Mercado Central, no puede acabar sin una seria advertencia, que probablemente no es necesaria, ya que si en otras ocasiones han tomado las decisiones correctas y han supervivido(superviven no solo los más agresivos sino los que mejor se adaptan), tal vez, nuestra advertencia no les haga falta. La propuesta de MERCASA, de abril del 2003 es económica y comercialmente altamente arriesgada y socialmente catastrófica. En grandes líneas propone:

 

Una inversión de 2.000 millones de pesetas (Aparte de la inversión de cada detallista en su puesto)

Una duración de las obras de dos años con cierre del Mercado sin solucionar el Mercado provisional ni cuantificar su costo

 

La eliminación de unos 70 pequeños comerciantes pasando de 165 a unos 95, sin especificar quién pagaría, si la Seguridad Social, el Estado, el Ayuntamiento, o el resto de los comerciantes, la dura reconversión.

Nada nos indica que, la disminución de 165 a 95 empresarios, haga mas viable el futuro del Mercado

Nuestra recomendación es, la de ir haciendo año a año, mejoras diseñadas y programadas en un plan estratégico a 5 años sin gigantescas inversiones ni cierre del Mercado.

 

La concentración del número de puestos se iría produciendo, a la vista de la evolución de las estructuras comerciales y de su rentabilidad.

 

Debemos concluir que nuestra confianza, está en los propios comerciantes y en su coordinador de la Asociación de Detallistas del Mercado Central, que supervinieron a la amenaza de derribo, a la degradación en proceso de superación del casco histórico y, especialmente, de San Pablo. Y que supervivirán a las grandes superficies y supermercados de cadenas que, estarían encantados, de un cierre del Mercado Central por dos años. A veces, hay consultorías diseñadas por “las fuerzas del mal...” tal vez inspiradas en la mejor voluntad e ignorancia tecnocrática.

Escribir comentario

Comentarios: 0