Un Mercado casi perfecto: Muchos compradores, muchos vendedores.

 

 

 

Los grandes teóricos, predicadores del mercado fueron británicos, venían a decir que los precios y la asignación de recursos eran consecuencia de un buen funcionamiento del mercado y un buen funcionamiento del mercado era consecuencia de la presencia en un espacio accesible a todos y lógicamente publico, sin restricciones de un numero en teoría ilimitado de vendedores y en teoría un numero ilimitado de compradores, todos ellos con la máxima información.

El Mercado Central de Zaragoza, es la antítesis del mercado oligopolista de la alimentación en Zaragoza, donde tres grupos económicos empresariales controlan casi el 70% del mercado. Los 165 puestos del Mercado compiten entre ellos y colaboran con los clientes, eso un mercado casi perfecto porque vende a mitad de precio con calidades iguales que las cadenas de Supermercados. Los detallistas del Mercado Central y las tiendas de calle son el mejor antídoto contra la inflación y garantizan el abastecimiento de la ciudad, junto con los demás Mercados, 67 en la ciudad, hacen desaparecer el peligro de desabastecimiento en un momento dado, poco probable, generado por estrategias monopolistas de las macroempresas alimentarias europeas.