Félix Navarro, el creador inquieto y progresista


Félix Jacinto Navarro Pérez nace en Tarazona el 10 de septiembre de 1849. Hijo de Nicolás Navarro y Mauricia Pérez, es bautizado en la Iglesia Catedral de esa ciudad. Cursa los estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Zaragoza con brillantes calificaciones y premios, y obtiene el Título de Bachiller en Artes el 22 de julio de 1864 con la calificación de sobresaliente.

Los estudios superiores de Ciencias y Arquitectura los realiza en Madrid. No obtendrá el título de Arquitecto hasta 1874 debido a los viajes de estudio y perfeccionamiento que hizo a Alemania y a Estados Unidos. En la Real Academia de Construcción de Berlín cursa estudios durante dos semestres completos de 1870 a 1871 con diversos especialistas, con un amplio programa: teoría y proyectos de urbanización, proyectos de edificios públicos y privados, decoración, dibujos de figura y paisaje, arquitectura medieval, topografía y nivelación, etc.

En 1873 marcha a Estados Unidos a perfeccionar sus conocimientos en los nuevos materiales y técnicas de construcción. En Boston trabaja en el estudio de los prestigiosos arquitectos Bradlee y Hinslow. Allí colabora en la realización de planos de construcción y realiza detalles decorativos para interiores y exteriores de edificios. Su estancia en esta ciudad será especialmente fructífera, pues se daba la circunstancia del reciente incendio que había sufrido, a consecuencia del cual se plantea una construcción de gran solidez y “compacidad”. Es aquí donde estudiará de manera práctica el uso del hierro que luego aplicará en sus obras.

A su regreso a España Félix Navarro trabajó en Madrid como colaborador de Francisco Jareño de Alarcón, arquitecto en Hacienda y Fomento, Académico de San Fernando y Profesor de la Escuela Superior de Arquitectura. De 1874 a 1877 trabaja con él en varios proyectos y obras de importancia: Biblioteca y Museo Nacionales, Restauración del Conservatorio de Música, Escuela de Veterinaria, Museo de Pintura y Escultura, etc.

Simultáneamente a todas estas actividades, va trabajando de manera independiente y obteniendo premios y reconocimientos nacionales e internacionales. Practica la enseñanza como Profesor Auxiliar de la Cátedra de “Teoría del Arte” y “Primer Curso de Proyectos” en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid desde 1876 hasta 1878, recibiendo la felicitación pública de la Escuela por su trabajo.

Regresa a Zaragoza y es nombrado, el 7 de junio de 1879, arquitecto provincial interino de la Diputación Provincial de Zaragoza. El éxito con que desempeña su trabajo hará que, al cubrirse la plaza de titular, sea propuesto por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Elegido de la terna presentada, ocupará el cargo de arquitecto provincial desde septiembre de 1887.



En marzo de 1892 cesa voluntariamente como arquitecto provincial y vuelve a Madrid donde recibe la propuesta de ir a Francia para realizar tres frontones en Biarritz, París y Niza. El año 1893 lo pasa prácticamente en Francia y a su regreso es nombrado arquitecto del Ministerio de Fomento. Desde 1895 desempeña sus funciones como arquitecto del Ministerio de Fomento.

Volverá a ejercer la docencia, en este caso en Zaragoza, siendo nombrado, el 10 de noviembre de 1903, profesor interino de “Principios de Construcción y Conocimiento de Materiales” de la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza, confirmado en 1907. A partir de 1909 será Profesor Especial de “Construcciones Arquitectónicas, Estereotomía y Tecnología de los Oficios de Construcción” de la entonces Escuela Superior de Artes Industriales e Industrias de Zaragoza, hasta 1911.

En julio de 1905 es nombrado miembro de la Comisión Provincial de Monumentos Histórico-Artísticos, y esta Comisión lo designa representante de la misma en la Junta del Centenario de los Sitios.

Su colaboración en este magno certamen será amplia, realizando el edificio de las Escuelas de la Exposición conmemorativa de los Sitios. Dirigirá las obras del Pabellón Francés, siendo nombrado en 1909 por el gobierno de ese país, arquitecto adjunto de la Sección Francesa.

A propuesta de la Junta Facultativa de Construcciones Civiles es nombrado, en 1910, Arquitecto Director de las obras de conservación, reparación y reforma de los edificios dependientes del Ministerio de Fomento en la provincia de Huesca.

En este mismo año, por acuerdo plenario de 22 de abril, ocupará la plaza de arquitecto municipal interino, de la que dimite voluntariamente, por razones de salud, el 15 de junio de 1911. Apenas un mes más tarde, muere en Zaragoza, el 22 de julio de 1911.


Pionero de las nuevas técnicas

Su labor en todos los campos de la arquitectura será ingente a lo largo de su vida, compatibilizando la labor docente con el ejercicio de la profesión, en el campo oficial como arquitecto provincial y de Fomento, y menos como arquitecto municipal debido al poco tiempo que ejerció este puesto. Sin embargo, proyectó y realizó obras para la ciudad de gran importancia, que lo acreditan como un gran arquitecto y pionero en algunos campos como en el caso de nuevos materiales y técnicas constructivas.

Además de los viajes de su época de estudiante, en 1889 es enviado por la Diputación Provincial a París, con objeto de estudiar los procedimientos y novedades relativos a las artes constructivas e industriales, presentando una “Memoria de Progresos Constructivos y de Higiene en la Edificación exhibidos en la Exposición de París”.

Su interés por los procedimientos constructivos le lleva incluso al campo de la teorización, preocupado por conseguir nuevas técnicas constructivas que permitiesen obtener procedimientos más baratos de construcción, encaminados a lograr viviendas más económicas, llevado por la preocupación social de que todo el mundo pudiese disponer de vivienda. Así, en mayo de 1891 presenta la memoria de patente de invención de un nuevo procedimiento constructivo que él denomina “Carpintería de ladrillo”.

El sistema consistía en la utilización de ladrillo hueco ensartado con madera o metal, que permitía obtener una construcción más barata pero de calidad, ligera y susceptible de recibir decoración, de buen aislamiento mediante un relleno de paja con cal y sulfato de cobre que repelería insectos y roedores. El 1 de julio de 1891 obtenía “Patente de invención por un nuevo procedimiento para obtención muy económica de superficies de edificios”.

Profesional de gran prestigio, proyectará y realizará obras de gran importancia que merecen un comentario más detallado y numerosos proyectos de arquitectura doméstica, de los que se conserva amplia documentación en los archivos municipales.

Obtuvo reconocimientos personales a su labor desde el comienzo de su vida profesional, incluso de estudiante, con premios y títulos honoríficos, además de la felicitación pública de los distintos organismo

s y entidades para los que trabajó. Además fue distinguido con los siguientes títulos y cargos honoríficos:- En 1873 obtiene Diploma de Mérito en la Exposición Universal de Viena, junto con Gerardo de la Puente.

- El 23 de enero de 1879 es nombrado Caballero de la Orden de Carlos III.

- El 26 de diciembre de 1881 es nombrado Académico de Número de la Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, de Zaragoza, recibiendo la medalla distintiva de los miembros de esta corporación, la número 19, el 8 de octubre de 1885.

- En enero de 1883 es nombrado miembro de la Junta de Sanidad de Zaragoza por el Director General de Beneficencia y Sanidad, permaneciendo en el cargo durante los bienios 1883-1885 y 1885-1887.

- En 1888 es nombrado miembro de la Comisión Gestora para la creación de un monumento a la memoria del Justiciazgo Aragonés.

- En 1908 recibe la medalla honorífica del gobierno francés por su colaboración en la construcción del pabellón de Francia en la Exposición Hispano-Francesa conmemorativa de los Sitios.

 


Ecléctico y renacentista

Su obra, fundamentalmente de arquitecto, y esporádicamente de urbanista, se desarrolla dentro de las tendencias estéticas del momento. Habrá un predominio de eclecticismo y, en algunas de sus grandes obras, refleja por un lado su formación académica y, sobre todo, la influencia de la arquitectura local, renacentista y mudéjar. Por otro lado, su formación estadounidense lo convierte en el pionero del uso de las nuevas técnicas constructivas. De gran interés son las obras en que, con audacia, usa el hierro, realizando ligeras estructuras en grandes espacios de uso público dentro de una estética premodernista.

Muchas obras de Félix Navarro han desaparecido, pero conservamos algunas de carácter singular que reflejan el quehacer de este arquitecto, considerado ya aragonés universal por los estudiosos del arte.

Urbanismo

- Trazado del Barrio Venecia.

- Proyecto de Escuelas Pías de Zaragoza, demostrativo de que podía cortarse el actual. Colegio con el trazado de la calle del Portillo (futura Conde de Aranda).

Edificios industriales

- Fábrica de Galletas Patria, Avenida de Cataluña, 55-59. Utiliza hábilmente el hierro para su estructura diáfana y amplio espacio, muy cuidado estéticamente.

- Taller tipográfico de Portabella, en Paseo de Sagasta. Desaparecido.

Obras de uso público

- Realiza un Proyecto de Museo, en colaboración con Gerardo de la Puente, que obtiene la Medalla de Plata en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid en noviembre de 1871.

- En mayo de 1878 obtiene un acceso en el Concurso de Proyectos de Necrópolis, organizado por la Corporación de Madrid, con su Proyecto “Humilitas”, realizado en colaboración con Gerardo de la Puente.

- En junio de 1880, la Corporación Municipal de Tarazona aprueba su Proyecto de ampliación y reforma de la Casa Consistorial.

- En octubre de 1880 obtiene el Primer Premio en el concurso de Proyecto convocado para la realización de un Hospital Minero en Triano (Bilbao), con 50 camas, habitaciones para médicos, farmaceutico, dos practicantes y siete hermanas de la Caridad.

- Como arquitecto provincial, y a fin de reunir datos para realizar el Proyecto de Granja Modelo de la Provincia, Félix Navarro visita varios establecimientos agrícolas de Francia y Bélgica, presentado una Memoria en 1882 de gran interés, previa a la Redacción y Ejecución del Proyecto de Granja-Escuela de Zaragoza.

- En 1886 presenta un Estudio-informe para dar solución al Sistema de Desagües de Aguas Sucias de los Establecimientos Provinciales: Hospital, Hospicio e Inclusa.

- Por encargo de la Sociedad “Nuevo Mercado de Zaragoza”, Félix Navarro proyectaba en 1901 el que hoy conocemos como Mercado Central, inaugurado en 1903.

El edificio, de grandes proporciones, presenta una planta basilical con racional y estudiada distribución de espacios. Aplicará aquí sus conocimientos de los nuevos materiales y dispone una espectacular y audaz estructura de hierro y cristal que crea un amplio y diáfano espacio.

Los grandes portones laterales se inscriben dentro de una arquitectura ecléctica y utilizará las decoraciones modernistas en el interior, ofreciendo un singular ejemplo de la arquitectura finisecular premodernista, utilizando los nuevos materiales.

 

Félix Navarro realizó también un Proyecto de Remodelación de la Plaza del Mercado, que obviamente no se llevó a cabo, en el que planteaba una remodelación de las fachadas porticadas dentro de una arquitectura ecléctica con claras reminiscencias locales del Renacimiento y del Mudéjar en los paños decorativos.Sanatorio del Doctor Lozano, en Paseo de Sagasta. Remodelado posteriormente.

Proyecto de Casa de Correos para Zaragoza.

Informes, estudios e intervenciones en edificios monumentales

Por encargo del Cabildo Metropolitano, Félix Navarro, arquitecto provincial, Fernando de Yarza, arquitecto del Cabildo, y Ricardo Magdalena, arquitecto municipal, estudian el Templo de Nuestra Señora del Pilar y redactan un informe sobre el estado del mismo (ruina de la cúpula central), exponiendo las causas y los procedimientos de reparación. El informe se publicaba en Zaragoza el 30 de noviembre de 1882.

En septiembre de 1895 es designado por el Ministerio de Fomento para encargarse de realizar un minucioso reconocimiento del ex-convento de Santa María de Huerta (Soria) y dirige las obras de urgencia que estimó oportunas tras los daños que el edificio había sufrido por efecto de una gran tormenta.

En 1906 presenta y se publica un folleto explicativo de su Plan Transformador del Templo del Pilar, que incluía la consolidación y reforma del edificio. Este ambicioso proyecto consideraba, además de la elevación de la cúpula central, la decoración de los exteriores mediante una gran columnata y el revestimiento de los paramentos exteriores con mármoles. De carácter academicista.

Exposición Hispano-Francesa

Dirige las obras del Pabellón Francés de la Exposición Hispano-Francesa, proyectado por el arquitecto Eugene Charles de Montarnal, por lo que será nombrado arquitecto adjunto de la Sección Francesa de la Exposición por el Ministerio de Instrucción Pública de Francia; recibirá la medalla honorífica en 1908.

Proyecta y dirige el Edificio de las Escuelas de la Exposición Hispano-Francesa, en 1908, hoy sede de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos, de Zaragoza. El edificio se inscribe dentro de las tendencias eclécticas del momento, con claras reminiscencias de la arquitectura renacentista y de las decoraciones mudéjares que veremos en muchas de sus obras. El exterior del edificio, muy bien compuesto, fue desvirtuado posteriormente al cambiar el remate del mismo elevando una planta más. Muy interesante es la estructura en hierro del salón de actos, de audacia y modernidad sólo superada en el Mercado Central.

Monumentos

conmemorativos

Con motivo de la celebración del Tercer Centenario de Santa Teresa de Jesús, en Avila, la Junta del Centenario convocaba un concurso nacional para la realización de un Monumento a las Grandezas de Avila. Félix Navarro presentó un Proyecto de Monumento a Santa Teresa de Jesús, en colaboración con el escultor Carlos Palao, que obtendría, por unanimidad, el Primer Premio del Certamen el 7 de julio de 1882. En este mismo año se iniciaban las obras, dirigidas por este arquitecto, que residía, transitoriamente, en la ciudad castellana.

Desde 1870 se plantea la idea de erigir un monumento a la institución del Justiciazgo. La idea comienza a tomar forma cuando Félix Navarro, al acceder a la plaza de arquitecto provincial, presentó como trabajo un Proyecto de Monumento a la Memoria del Justiciazgo Aragonés, que obtendría el Primer Premio del Concurso Nacional convocado en 1887.

Paralelamente, la Diputación Provincial sacó a concurso la efigie del Justicia, siendo elegido el escultor gallego Francisco Vidal Castro. La obra fue realizada en 1904, costeada por la Diputación, el Ayuntamiento y particulares por suscripción.

En 1907 proyecta la Torre de los Sitios para el concurso nacional que se adjudicaría al actual Monumento a los Sitios, de Agustín Querol. El proyecto se inspiraba en la recién derribada Torre Nueva. El monumento se planteaba como una enorme torre, con la parte inferior de mayor sección que el resto, con una serie de motivos simbólicos, una gran columnata con estatuas alegóricas y el escudo de Zaragoza. El segundo cuerpo, casi una reconstrucción de la Torre Nueva, se remataba con la figura gigantesca de un baturro que portaba un estandarte y el escudo de España en las manos, detrás del cual habría un sol naciente. Todo ello dentro de la línea regeneracionista de la época.

 

 

Locales de espectáculos

En un solar de la antigua Exposición Aragonesa de 1868, en la manzana comprendida entre la plaza Santa Engracia y la calle Bruil, se construyó el Teatro Pignatelli. Proyectado por Félix Navarro, y concebido como teatro de verano, fue construido en seis meses gracias a un acertado uso del hierro y del ladrillo. Inaugurado el 14 de julio de 1878 presentaba un espacioso salón, grácil y ligero dentro de las tendencias premodernistas. Fue derribado en 1915.

El Teatro Goya se inauguró en 1881. Proyectado por Félix Navarro, estaba ubicado en el calle San Miguel, 10, aumentando su aforo en 1882. En 1894 fue reformado por el mismo arquitecto para ser sede de la empresa Electra Peral, después Eléctricas Reunidas de Zaragoza, S. A.

En el P.º Independencia, 23, se abrió el Teatro Parisiana, el 29 de abril de 1910. Proyectado al estilo de varios teatros barceloneses, contaba con plateas laterales descubiertas y localidades de paseo. Fue derribado en 1934 y sustituido por el también desaparecido Teatro Argensola.

Locales comerciales

Banco de España. Reforma de la sucursal en Coso, 59. Desaparecido.

Proyectos de acondicionamiento de locales, fachadas-escaparates, kioscos para bebidas, etc.

Cementerio Católico de Torrero

 

Panteones de varias familias (Portolés, Moncasi, Mainar, Urgellis, Bruno Górriz, etc.)Viviendas unifamiliares

“Villa Asunción”, conocida como Palacio Larrinaga, en Miguel Servet, 123. Se trata de un palacete suburbano, de carácter ecléctico, de planta y concepción espacial neorrenacentista, disponiendo sus estancias en torno a un patio central. La decoración, tanto la interior como la exterior, es cuidadísima y responde a criterios diversos hábilmente combinados. En la fachada principal se utilizan, además de aplacados cerámicos de gran calidad, elementos alegóricos que recuerdan la condición de naviero e industrial del promotor. En el interior, techumbres, artesonados y magníficos suelos en taracea de inspiración claramente mudéjar contribuyen a crear un ambiente de lujo y refinamiento; en la actualidad algo desvirtuados. Esta obra es singular en el panorama arquitectónico de la ciudad pues sólo se conserva otra, en la misma línea, de su hijo Miguel Angel. La estaba terminando Félix Navarro a su muerte, encargándose su hijo de concluirla.

- Realizó varias viviendas unifamiliares, los llamados en su momento “hoteles”, en la plaza Aragón y en el paseo de Sagasta, desaparecidas todas.

 

 

Casas de viviendas

Casa de Basilio Paraíso, en calle Albareda, 7, angular a Bilbao. Proyectada en junio de 1901, responde a arquitectura ecléctica de la época. Se conserva.

Casa de Mariano Guimerá, en calle Alfonso I, 43, proyectada en mayo de 1879. De carácter ecléctico. Se conserva con una modificación posterior (cuerpo de miradores en el eje central de vanos).

Casa de José Larrosa, en calle Cádiz, n.º 3. Proyectada en junio de 1902, de carácter ecléctico, muy decorativista, utilizando materiales cerámicos y pequeñas columnas de fundición, de función decorativas en las jambas de los vanos centrales. Se conserva.

Casa de Bruno Górriz, en calle Cerdán, hoy César Augusto, 48. Obra de carácter ecléctico en la que utiliza columnas de fundición en su interior con función estructural. Recientemente rehabilitada.

Casa del Sr. Calavia, en calle Cerdán, 6, actual Cesar Augusto, 52. Reformada posteriormente con poca fortuna.

Casa de Alejandro Palomar, en calle Espoz y Mina. Proyectada en 1902. De carácter ecléctico y tono decorativista, incorpora ya algunos elementos ornamentales modernistas.

Casa de Elias Navarro, en Paseo Independencia, 31, angular a calle Costa. Sustituida por otra de su hijo Miguel Angel.

Casa de José Barcelona, en calle Manifestación, 67, actual 25. Modificada y simplificada posteriormente en su decoración.

Casas de Escanero, Barril y Paraiso, en calle Ponzano. Desaparecidas.

Dos casas iguales para José Vela y Juana Palacios, en Paseo Sagasta, 6 y 8, respectivamente, de 1904. Sólo se conserva la número 6.

Casa en calle San Miguel, 18. Con decoración neomudéjar.

Casa en calle San Miguel, 48, angular a Allué Salvador. Porteriormente se le elevó una planta más.

Casa de Miguel Bel, en calle San Miguel, 50, angular a Allué Salvador. Proyectada en 1892, se inscribe dentro de la arquitectura ecléctica rematada en balaustrada, con ángulo en chaflán. Posteriormente se elevó una planta.

 

Además de las casas ya citadas, que se han seleccionado por conservarse, o por su interés estético, realizó gran cantidad de proyectos para edificios en las calles siguientes: Antonio Agustín, paseo María Agustín, Agustina de Aragón, Agustinos (desaparecida), Casta Alvarez, Armas, Azoque, Ballestas, Barrioverde, Bilbao, Boggiero, Castrillo, Cerdán, Cerezo, Cinco de Marzo, Coso, Democracia (Predicadores), paseo del Ebro, Escuelas Pías, Estudios, Horno, Hospital, Jesús, Lanuza, Libertad, plaza Libertad (Santo Domingo), Mártires, Montemolín (Miguel Servet), Palomar, Palomeque, Pignatelli, Portillo, Rufas, Rincón, Sacramento, Sagasta, San Blas, San Braulio, San Juan y San Pedro, plaza San Lamberto, San Lorenzo, San Miguel, San Pedro, Urrea.

Obras de carácter vario

En 1885 lleva a cabo con acierto y pericia las obras de derribo de dos grandes peñascos que amenazaban con desplomarse sobre el pueblo de Alhama de Aragón, siendo felicitado por la Diputación Provincial de Zaragoza por ello.

En octubre de 1885 colabora desinteresadamente con la Diputación Provincial de Huesca en la realización de un informe técnico sobre la alineación de la calle Roldán de esa ciudad.

De agosto de 1886 a junio de 1887 trabajó para la Sociedad de Proyectos y Obras Municipales de Barón y Compañía en Madrid, realizando 23 proyectos para distintos municipios madrileños (escuelas, casas consistoriales, cementerios, viviendas, etc.).